domingo, 17 de febrero de 2008

AMOR Y TECNOLOGÍA

EXT. CALLE MADRID. MAÑANA

Son las 9:30 de la mañana. RAMÓN (60) hombretón alto, fuerte, tiene tripilla, con una mata pelo fuerte y blanco. Viste pantalón gris gastado y camisa de cuadros, lleva tirantes y unas gafas colgadas del cuello por un cordel negro. Es un hombre de hombros caídos andar cansino y mirada acostumbrada a no perder de vista los mismos rincones. Le acompaña MANUELA (59) delgada, morena, bien peinada de peluquería semanal, falda un dedo aproximadamente más allá de las rodillas, blusa clara y chaqueta negra. Los dos están frente a una tienda de maletas y bolsos, esquina con una calle muy céntrica de Madrid. MANUELA mira como RAMÓN, agachado, intenta abrir la persiana del negocio.

MANUELA (con voz irritada)
Ramón, ¡así noooo que te
cargas la cerradura!


RAMÓN (en voz baja para
que no lo oiga MANUELA
)

Joder… si pusiéra una nueva…

MANUELA (sin oírle)
Algún día Julio vendrá a cambiarla

RAMÓN sube de un tirón hasta la mitad la persiana con un ruido atronador. Por la calle pasa mucha gente y se ven coches circular. Es una hora de mucha actividad.

MANUELA (a alguien en la calle que no se ve)
¡Adiós Gertru!
¡Que ya no conoces a nadie!
(…) ¡Vale, pásate luego!


Mientras ella habla, RAMÓN ha abierto del todo y entrado en la tienda. MANUELA coge una bolsa que tenía en el suelo y entra también.

INT. TIENDA MADRID. MAÑANA

Se encienden las fluorescentes de la tienda y se va iluminando a trozos la estancia de unos 15 m2. La tienda es un pequeño caos de maletas, bolsos, carteras con sus cartelitos de precios escritos a mano “OFERTA 10 €” “Nueva temporada 25 €”... Supuestamente hay dos mostradores pero a penas se ven de todos los bártulos que hay en la tienda. En uno de ellos está la caja registradora. MANUELA avanza a ese mostrador, entra y abre la caja.

MANUELA (a RAMÓN al que hace dentro del almacén)
¡Hay que ir a por cambio!

RAMÓN sale de la puerta trasera donde están las llaves de la luz que ha iluminado la tienda. Arrastrando los pies se encamina a la calle.

MANUELA
¡Espera hombre! ¿Crees que te lo van a
regalar en el banco? Toma (le entrega unos
billetes) y que te cambien en
billetes de 10 y de 5 euros, que
siempre vienes con todos de 20


MANUELA mira cómo se aleja RAMON y mueve divertida la cabeza. Le sigue con la mirada y la sonrisa pícara puesta.

MANUELA
La verdad que a veces pienso
cómo me aguanta este hombre…
pero me divierte tanto picarle… (Suspira).



EXT. /INT. TIENDA MADRID. MAÑANA

RAMÓN entra en la tienda con un sobre en la mano y se lo extiende a MANUELA

MANUELA (cogiendo el sobre)
¿Cuántos billetes de 5 te
han dado? Que sabes que….


RAMÓN (Cortándola)
30 billetes de 5 euros ¿Es
suficiente?


MANUELA le mira con extrañeza como descubriendo a un nuevo RAMÓN. Él se ha puesto a ordenar, está de espaldas colocando los bolsos y maletas que suelen abarrotar la tienda. Su cara es de verdadero fastidio, está irritado, molesto.

MANUELA (a RAMÓN en off)
¿Te pasa algo? Te noto… no sé.

RAMÓN mantiene una maleta sobre su cabeza, inmóvil, su rostro adopta un gesto como de haberle pillado en renuncio. Abre la boca como para decir algo pero finalmente de manera lenta y pausada coloca la maleta y se da la vuelta mirando a MANUELA

RAMÓN (Sereno)
No, Manuela, no me ocurre nada…
quizá es el tiempo que está raro


MANUELA (recuperando su
expresión de siempre)

El tiempo, el tiempo… seguro que
ayer te pimplaste una botella de
vino y la resaca te pone de mal
humor… si ya te he dicho mil veces
¡que te busques una novia!
Así no puedes seguir Ramón,
ahí, ¡como un alma en pena!


RAMÓN (respira hondo)
Será eso… será…

(Suenan dos pitidos de un móvil)

MANUELA
Este va a ser mi marido.¡Otra vez!
Me envía mensajes de ésos de móvil
y mira que le he dicho ¡que no sé leerlos!
Lleva semanas obligándome a aprender y
no entiendo porqué (sonríe melosamente a RAMÓN)
¿Me lo puedes leer tú?.


RAMÓN alarga la mano, coge el móvil, se pone las gafas y lee en voz alta

RAMÓN
Si lees esto es que aún me amas
a pesar de todo. Te quiero
como el primer día pero sabes que no
lo puedo decir delante de todos.
Te espero a la salida y haremos
las locuras que nuestro amor nos brinda


RAMÓN se queda quieto con el móvil en la mano, alucinando de lo que acaba de leer. Mira a MANUELA que está colorada, entre sorprendida y alagada

MANUELA
¡Vaya! Pues… no sé que...
qué le ha dado… (Se abanica con un cartón)
nunca me ha dicho esas cosas…
lleva raro un tiempo si,
pero siempre pensé que era la jubilación
(se abanica más rápido)
¡qué habrá pensado usted!
(condescendiente) ¡pobre!


RAMÓN (molesto)
No he pensado nada… es
su marido ¿qué le podía decir
un esposo entregado más que eso?


(Suena otro móvil, unos pitidos diferentes)

MANUELA
¿Otro mensaje?

RAMÓN
Si, (sacándose el móvil del
pantalón) pero es el mío


MANUELA (irónica)
¿Tu novia?

RAMÓN la mira serenamente y baja la vista al móvil para ver la pantalla

(Imagen de la pantalla del móvil)
Manuela, a ver si eres capaz de leer este mensaje. Aprende de Ramón que habrá leído sin problemas el que le acabo de enviar. Hoy llego tarde
MANUELA
¿Qué te cuenta tu novia?
¿Se puede saber?


RAMÓN (Sonriendo socarronamente)
Nada, es publicidad
para que me dé de alta en no se qué


MANUELA
A ver si aprendo a utilizar mejor
el móvil porque no aguanto
las charlas de Julio, diciéndome
que soy una inútil, que si
tengo que modernizarme...
Y ahora con lo que acaba
de enviarme...

RAMON
Si quiere contesto a su marido

MANUELA
Pues si fueses tan amable…
¡le voy a dejar alucinado!


RAMON coge el móvil de MANUELA y poniéndose de nuevo las gafas, espera sus indicaciones

MANUELA (poniéndose seria)
Querido Julio, dos puntos,
Al recibo de tu mensaje…


RAMÓN
Perdone pero no es necesario
escribirle una carta


MANUELA
¡Uy! Es verdad qué tonta… No sé….
Es que después de tanto tiempo
sin escuchar esas palabras…
me ha dejado tan descolocada…


RAMON
Dígale lo que siente, que le quiere…

MANUELA
Sí, póngale que yo también le quiero
y que espero la hora del cierre
de la tienda para vernos…
ah (sonrojándose de nuevo) y que un beso.


RAMON sonríe mientras escribe el mensaje

(Imágen de pantalla de móvil)


Te quiero como el primer día. No te dejaré escapar. Según llegues esta tarde a buscarme con tu pañuelo rojo al cuello te besare y te haré disfrutar de nuestro amor verdadero. Ramon me pide que te diga que nos desea toda la felicidad del mundo.
¿ENVIAR? SI

RAMÓN (entregándole satisfecho
el móvil a
MANUELA)
Ya está, se lo he enviado.
Por cierto quisiera informarle
que hoy inicio lo que queda de
mi futuro profesional
fuera de esta tienda…



FIN

15 comentarios:

El Instigador dijo...

Me ha gustado mucho. Vaya tembleque que se le va a quedar por la tarde, pobre.

Me tienes intrigado. ¿Tienes una productora de cine? Lo digo por eso de "nuestro trailer".

Es sólo curiosidad.

Saludos

Avellaneda dijo...

Creo que a Julio le va a costar caro esconderse en el armario :-p
Nada de intrigas Instigador, trabajo en una de las productoras de la peli y lo de "nuestro trailer" es porque ese proyecto se ha convertido en parte de mi vida la verdad. Si tienes más curiosidad pos na, tu pregunta!

Un beso y gracias por tu comentario

nerea dijo...

Muy chulo... entre divertido y melancolico... Pero me ha gustado. No conocia este blog tuyo pero que sepas que lo voy a recorrer ahora mismito.

Que rabia cuando te equivocas de mensaje. Una vez, cuando rompio conmigo un chaval, le mande un mensaje a un amigo dandole las gracias por su apoyo, que estaba siendo muy dura la situacion y bla bla bla... ¿Y? exacto, se lo mande a mi ex... jajajajjaj... soy lo peor.... jajajajaja... como puse su nombre en la pantalla pues al buscar el contacto fui a ese nombre.... jajajajaj.... se me quedo una cara, pq conforme lo mandaba me empezaba a dar cuenta del error...

Besicos!

julio-entuinterior dijo...

¡¡Huyyyy...!! LO volveré a leer otra vez más tarde pues me parece que estoy un poco espeso y me he armado un pequeño lio con Manuela, Maria... :))
A ver después de la siesta si lo entiendo mejor jajaja

Un beso

Avellaneda dijo...

Nerea gracias por tu comentario y lectura. No vas a tardar mucho en leer este blog porque solo he conseguido publicar 3 escenas en todo este tiempo... ¿Sabes que tengo otro? jeje, aquí momento publicidad... el de Pasión y Desencuentro, un grupo de poemas que escribí durante unos 2 años...
En cuanto a lo de los mensajes, si, pueden ocurrir cosas muy curiosas, de esas de "tierra trágame" :). Si yo te contara... Un beso

Julio ¡gracias! ¡¡no me había dado cuenta!! y mira que lo leí cien veces... pero ya estaba tan obsesionada con terminarla que no me fijé. Ya lo he cambiado, espero no haberme confundido más... ¿Crees que está lioso? Bueno, muchas gracias de nuevo por el "aviso" y por tu lectura :-p. Bss

julio-entuinterior dijo...

Ahora sí, ahora sí, jajaja. Entre lo espeso que estaba y esas Manuela y Maria...

Un beso

Tamara dijo...

Las Marías y las Manuelas de esta vida se quedarían de piedra si les pasara algo así...aunque más de una y más de dos podrían contar cosas parecidas...;-D
La historia está muy bien hilada, muy bien estructurada. Es muy original, desde luego, y tiene bastante ritmo. Quizás el contenido de los sms pueden confundir al principio, pero cuando te das cuenta de lo que ocultan sutilmente...¡¡se convierte en una genial sorpresa!!
Mer, a ver si llenamos con más buenos guiones este blog...así lo esperamos tus lectores..;-D
Besos

Basquiat dijo...

muy agradable y bastante interesante un tema muy poco utilizado o por lo menos no lo suficiente, ajustando la visión desde esa etapa de la vida, que para nada tiene que ser necesariamente una tragedia o por lo menos no más que el resto de las etapas de la vida.
luego de habérmelas imaginado, me encantaría pronto ver aquellas imagenes.
besos.

Avellaneda dijo...

Tamara si, creo que el tema de los sms no está bien, no me termina de convencer... a ver si le puedo dar una vueltilla. Y ya podría hacer más guioncillos de éstos, si, lo sé... es cuestión de ponerse, quizá ahora en esta rara etapa de mi vida. Bss

Basquiat Estas sorpresas de la vida te pueden estallar en cualquier momento. En cuanto a verlo en imágenes ummmm pues todo puede ser!igual alguien lo lee y quiere rodarlo ¡sería la leche!
Besos y me gusta verte por aquí :o).

mera dijo...

Muy chulo, si señor.

Avellaneda dijo...

Después de dejar pasar el tiempo y los meses, he vuelto a leer esta escena y solo puedo decir ¡que mal está dios mio! Lo que tengo que mejorar... creo que no tengo ánimo para volver a reescribirla y solo pido que pronto tenga otra que publicar... Sorry... aysss.....

Tocotó dijo...

Una historia muy bien contada y con mucho ritmo. Enhorabuena.

Miguel dijo...

¡¡Bravo!!

Me encantó la historia. La verdad es que no pude despegar los ojos de la pantalla.

Es la primera vez que entro en este rinconcito porque normalmente suelo ir al de Avellaneda, pero ten por seguro que a partir de ahora las cosas cambiarán.

Besos por sms

Tamara dijo...

Que va a estar mal...nena, es bueno ser autocrítico, pero no tanto..¡¡!!
Lo que tienes que hacer es seguir completando este blog, que lo tienes muy abandonadín (sin presiones, ¿eh?)...:-D
Besos.

Avellaneda dijo...

Tienes razón Tamara lo tengo muy abandonado, y todos los días pienso en escribir algo, tengo muchas escenas en mi cabeza que no se terminan de formar pero... espero que pronto, pronto!!
Gracias por la presión ;o)
Bss